Despues de una dialectica conjugando a politicos artistas, soja y autonomia municipal, economistas postkeynesianos de Lafinur afirman que empiricamente robarle a un rico para darle a muchos pobres da el mismo resultado que robarle a muchos pobres.

Que de le den el 10% de mis cenizas a mi promotor artístico...

Fácil de comprender el disconformismo político de la oposición puntana: Tildado de feudal y su contexto geográfico como republiqueta ex gobernador  que se probó como actor principal en compañia de teatro para promover su vuelta a las urnas no sería tampoco mejor visto si actuase como bufón del reinado de turno y resignase los 3.800 millones de pesos que recibe por corparticipación federal. Guita que es un toco comparado con lo que otras republioquetas reciben.

Claro. El punto opositor no es que se le pelee a nación mas plata. Sino que no se afane o redistribuya a la conveniencia roriguezsaaista esa remesa. Esto es una simpática paradoja para un bonaerense como yo que vivió contando la guita que Scioli y Cristina enviaban a mi patria conurbana y que los intendentes de turno hacian desaparecer sin siquiera hacer proselitismo barato regalando choripanes.

Que va.  ¿Que pasaría si terminamos con el fondo de la soja? Porque ese yuyo alimenta y prostituye razonaron algunos. “Ayuda al progreso de las intendencias“, putean los productores agropecuarios, cuando tributan al estado sus pequeñas fortunas para que esos municipios hagan de mentira obras públicas. Porque afirman que toda guita administrada por el poder se pierde. Se pierde por el bolsillo del municipio o del gobernador. Y dá igual para todos los que miramos de afuera.

Por eso yo creo que la lógica está en el poder controlar lo que ya está funcionando. No en generar nuevos factores de poder ni nuevos cambios.  Cuando la ONU reparte comida en Africa sabe que los primeros que llenan su panza son los gobernantes. Recien después les cae algo al pueblo. Y por eso siempre reparte comida y nunca da plata. Saben que primero hay que alimentar y pagar al sistema. Siempre es así. Y cuanto mas grande es, mas come. Y mas tarda en redistribuir las sobras.

Si la municipalidad de San Luis administrará su caja chica como lo hacen los municipios del conurbano bonaerense, donde el nivel de corrupción es altísimo y la falta de  interes de la gente en participar y controlar repugna, es preferible que el poder unitario de la liga del interior puntana siga administrando, haciendo o robando -según quien lea- desde la gobernación. Ahora si Ponce es un tipo ético y la ciudadanía pone animo en controlar, entonces bienvenida la autonomía municipal.

En mi patria conurbana la municipalidad existe. Es autónoma en papeles. Pero no funciona. El kirchnerismo hizo lo necesario para que desparezca la bendita  soberanía  borrando toda oposición.

Y lo logró. Pero eso es una historia kirchnerista que acá no cuentan.

Me copa San Luis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s