Disertación sobre el aborto en San Luis: Parecería reprobable que no se alzara la voz de ningún católico contra el homicidio silencioso que ocurre cada 28 días en todos los hogares puntanos: la menstruación.

“Cada regla supone una posible vida que acaba incrustada en un tampón o en una compresa. Y las cifras que nos esconde la Conferencia Episcopal son espeluznantes. Hagan ustedes los cálculos: 20 millones de mujeres , a 12 reglas anuales cada una, son 240 millones de fetos desperdiciados.

Todos nosotros fuimos óvulos. ¿Qué madre miraría a su hijo y le diría “Estuve dudando entre menstruar o que tu padre me copulara”?

Ni Mengele ni Videla en sus sueños más salvajes habrían aceptado un exterminio de tal magnitud. Entonces, ¿por qué lo consiente la Iglesia?

Quizás porque están perdiendo el rumbo y van hacia una deriva peligrosísima de relativismo moral. Este menosprecio por las vidas de los más desfavorecidos -los ovocitos- debiera ser denunciado ante el Tribunal de La Haya y resuelto por un contingente de Cascos Azules.

¡Acabemos con las reglas! Así lo expresamos desde esta tribuna. ¿O es que ya no nos emocionamos ante la visión de un óvulo?

Plagio al Mundo T

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s