La Presidenta estaría convencida que Sheldon y Leonard son afiliados al PRO

Ambos serían parte de la operación mediática que montó Clarín en Nueva York. Conmoción por el aumento de la demanda de Rivotril en farmacias de Olivos.

Anuncios

Científicos de la Universidad de La Matanza inventan un robot que pide en el ex Ferrocarril Sarmiento

El rector dijo que los docentes hacen “una tarea difícil en un lugar con carencias” en respuesta a la comparación de la presidenta entre la universidad de Harvard y la del conurbano

Investigadores de San Justo de la Universidad de La Matanza presentaron hoy un robot humanoide especialmente programado para pedir limosna en el ex ferrocarril sarmiento. Para ello, el Misiadura 3000 es capaz de expresar emociones y soltar un increíble relato de degradación personal cada vez que cambia de vagón. ”Le hemos implantado recuerdos de una vida anterior, de modo que, si te pones a hablar con él, enseguida te suelta la chapa de que había sido director de una empresa, que su mujer le dejó… Todo muy creíble. Aunque solo tiene dos meses de vida, él cree que tiene cincuenta años y tres niños a su cargo. También es alcohólico… o eso cree”, explica el docente a cargo del proyecto.

Como no querían conformarse con el hecho de que extendiera la mano y soltara un discurso, el Misiadura 3000 es el primer robot capaz de sentir vergüenza. Durante la demostración, el androide -con un aspecto desaliñado y vestido con bombachas pampero y una vieja camiseta Menem 1999– explicó a voz en grito a los periodistas que tiene tres hijos a su cargo y que lamenta verse en esa situación, pero que lo hace por necesidad. Al acabar su convincente discurso fue paseándose entre los presentes alargando una mano temblorosa mientras susurraba, con una divertida voz de 8 bits, “por favor, por favor, gracias, gracias, Dios se lo pague”. Los periodistas allí presentes se sintieron tan incómodos que tuvieron que fingir que estaban enfrascados en sus notas o que dormían.

“Para que se sienta tan mal lo único que tuvimos que hacer fue instalarle un software trucho traido de Tierra del Fuego”

“Instalándole un software nac & pop fueguino -producido en Koala Lumpur- no solo conseguimos que se sienta un desgraciado sino que sea incapaz de conseguir un trabajo y escalar socialmente”, explica el docente. “No podemos predecir qué ocurriría si un robot alcanzara puestos de influencia, por eso hemos apostado por crear un androide que pide en el tren: nadie hace caso a la gente que está en esa situación, sean personas, bolivianos o robots. Además, todo lo que recauda lo usamos para financiar investigaciones”.

El equipo está trabajando también en un robot cartonero que busca en la basura y tira de un carro ecológico que puede funcionar a biodiesel.