Cientos de matones fracasados, deseosos de sentirse mas seguros, formalizan su ingreso al Poder Judicial.

Se confirma que el bullying fue la actividad juvenil común de fiscales y jueces.

Cientos de matones fracasados, deseosos de sentirse mas seguros, formalizan su ingreso al Poder Judicial.
San Miguel, Argentina – A un paso de conseguir el sueño de toda su vida, el matón local Julio Cesar Franchino, un pendenciero inseguro y perpetuamente frustrado que cree que tiene algo que demostrarle al mundo, dijo a periodistas locales el jueves pasado que está considerando seriamente una carrera vinculada al Poder Judicial.

Franchino, un hombre de cincuenta años y recien graduado de la escuela de derecho, está, según fuentes cercanas a su familia, plagado de resentimiento, inseguridad, y ataques inesperados de rabia. Recuerdan que siempre ha tenido una inclinación por atormentar a aquellos que son más pequeños y más débiles que él, y que se siente muy motivado para servir como oficial del poder judicial.

Cientos de matones fracasados, deseosos de sentirse mas seguros, formalizan su ingreso al Poder Judicial.“Siempre he querido ser miembro de la justicia”, dijo Franchino, cuya paranoia y complejo de inferioridad lo persiguen constantemente, y lo llevaron a arremeter agresivamente contra todos aquellos que se mostraban mas débiles que él, está por primera vez seguro de su proceder “Sé que es un trabajo duro, pero creo que tengo lo que se necesita para popularizar mi prestigio y mantener la paz”
“Este es el trabajo para el que nací “, continuó el hombre que tiene como principal objetivo en su vida demostrarle a los demás que él es fuerte, confiado, y que jamás ha tenido miedo.

Amigos y familiares confirmaron que Franchino, un personaje impredecible, insignificante y que a menudo pierde los estribos cuando siente que está siendo amenazado o que le faltan el respeto, ha estado durante los últimos meses preguntando como hacer para ingresar al Poder Judicial.
“Si los argentinos sentimos inocente a un portero aún cuando tiene ADN de la víctima en su mano, si vemos que se derrumba un edificio por una explosión de gas y solo está preso un gasista y nadie de la empresa distribuidora de gas, si dos sentencias del Tribunal de Casación no nos convencen de la culpabilidad  de un chofer porque quien lo acusa es la policia, no podemos privarnos de pensar que los hijos de puta confesos de esta sociedad serán evidentemente los hombres de derecho del mañana” dijeron al unísono familiares de una octogenaria asaltada por un estudiante de derecho de la Universidad del Salvador.

Fuentes cercanas al hombre que aspira a desempeñar un papel activo en la protección de su comunidad, confirmaron que Franchino intimida constantemente y menosprecia a las personas que conoce, y que son demasiado sumisos para defenderse. El abogado recien recibido de casi cincuenta años de edad, a menudo fantasea largo y tendido sobre vengarse de los que cree le han hecho daño. Cuando se siente frustrado o enfurecido con su propia impotencia, según los informes, tiene una tendencia a sacar estas emociones con la primera persona que se cruza, aún sin provocación alguna.

La mayoría de las veces Julio Cesar Franchino se comunica a los gritos, -que son sus argumentos para juzgar a los demás-, y debe ser controlado físicamente cuando su cólera llega a un punto candente y ya ha intimidado a todos a su alrededor. Es sabido que Franchino es un fan devoto de las artes marciales mixtas, y es capaz de ver vídeos en YouTube de personas mientras están siendo golpeadas insensatamente durante horas.
Franchino siente una obligación personal de hacer lo que sea necesario para salvaguardar la sociedad.” Hay mucha gente mala por ahí que piensa que pueden salirse con la suya haciendo lo que quieren, pero alguien tiene que detenerlos”, dijo inconscientemente cerrando los puños y apretándolos. “Así que si no  paso al frente y muestro a todos quién es el jefe, ¿quién lo a a hacer?  Mirá al Dr. Pierri, el mejor penalista que tenemos. Hasta el hijo lo trata de boludo”

“Además, he estado hablando con mis amigos en el gimnasio, y un montón de ellos van a ser policías también”, continuó Franchino. “Va a estar bueno Buenos Aires”

Anuncios

Un pensamiento en “Cientos de matones fracasados, deseosos de sentirse mas seguros, formalizan su ingreso al Poder Judicial.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s