El Consejo de Seguridad no acordó condenar Siria porque la embajadora argentina no habla ingles.

La ONU fue incapaz de ponerse de acuerdo porque la argentina Percivale no entendía que decían.

El Consejo de Seguridad no acordó condenar Siria porque la embajadora argentina no  habla ingles.  La ONU fue incapaz de ponerse de acuerdo porque la argentina Percivale no entendía que decían.  El Consejo de Seguridad de la ONU presidido flamantemente por la Argentina, fue incapaz de ponerse de acuerdo para pedir formalmente que se lleve a cabo una investigación al régimen sirio. Fue luego denuncia de un ataque químico a las afueras de Damasco en el que murieron al menos 1.300 personas, entre ellos numerosos niños. En un paupérrimo inglés, la embajadora del Consejo, la mendocina María Cristina Perceval, se remitió a leer el vergonzoso y por demás vago documento que dio la vuelta al mundo por su inesperada tibieza. Desesperadamente una partida de bolsos negros salieron via Uruguay para EEUU con el fin de contratar un sistema urgente de eneñanaza del idioma en el que se habrían incluido a varios embajadores kirchneristas, cónsules y al asesor de defensa argentino de la embajada del Vaticano. Para paliar la situación, solidariamente el régimen sirio realizó el pagó de la cuota inscripción  y matrícula de la embajadora y presidente del Consejo de Seguridad, Maria Cristina Perceval para poder comunicarse y entender de que se habla en las renuniones donde se busca definir la postura de ONU y su condena a SIria. Paralelamente la presidente y el Ministerio de Relaciones Exteriories volvieron a llamar  a un equipo de traductores arabes que se encontraban descansanado en la Triple Frontera para interpretar que suscede en ese país a través de fuentes fidedignas, y analizar si deja de ser o no el único páis latinoamaericano que no condenó aún al régimen de Damasco. Cabe recordar que estos traductores habían llegado junto al dictador sirio Al Assad -acusado actualmente de la mascre- cuando visitó oficialmente Buenos Aires en julio de 2010 y fue recibido calurosamente por la Presidenta, que valga acalrar, en ningún momento reconoció que Siria era un régimen dictatorial de partido único para no alterar las simpáticas relaciones con eternos paises emergentes del viejo tercer mundo, y por eso -según manifestaron profesores de Open English-, también habría desacartado la pista siria del atentado a la AMIA.

El Consejo de Seguridad de la ONU presidido flamantemente por la Argentina, fue incapaz de ponerse de acuerdo para pedir formalmente que se lleve a cabo una investigación al régimen sirio después de la denuncia de un ataque químico a las afueras de Damasco en el que murieron al menos 1.300 personas, entre ellos numerosos niños.

En un paupérrimo inglés, la embajadora del Consejo, la mendocina María Cristina Perceval, se remitió a leer el vergonzoso y por demás vago documento que dio la vuelta al mundo por su inesperada tibieza.
Desesperadamente una partida de bolsos negros salieron via Uruguay para EEUU con el fin de contratar un sistema urgente de enseñanza del idioma en el que se habrían incluido como alumnos a varios embajadores kirchneristas, cónsules y al asesor de defensa argentino en la embajada del Vaticano.

Para paliar la situación, solidariamente el régimen sirio realizó el pagó de la cuota inscripción  y matrícula de la embajadora y presidente del Consejo de Seguridad, Maria Cristina Perceval para poder comunicarse y entender de que se habla en las renuniones donde se busca definir la postura de ONU y su condena a SIria.

La ONU fue incapaz de ponerse de acuerdo porque la argentina Percivale no entendía que decían.Paralelamente la Presidente Argentina y el Ministerio de Relaciones Exteriories volvieron a llamar  a un equipo de traductores arabes que se encontraban descansanado en la Triple Frontera para traducir los diarios sirios y saber que suscede en ese país a través de fuentes fidedignas, y analizar si deja de ser o no el único páis latinoamaericano que no condenó aún al régimen de Damasco.
Cabe recordar que estos traductores habían llegado junto al dictador sirio Al Assad -acusado actualmente de la mascre- cuando visitó oficialmente Buenos Aires en julio de 2010 y fue recibido calurosamente por la Presidenta, que valga acalrar, en ningún momento reconoció que Siria era un régimen dictatorial de partido único para no alterar las simpáticas relaciones con eternos paises emergentes del viejo tercer mundo, y por eso -según manifestaron profesores de Open English-, también habría desacartado la pista siria del atentado a la AMIA.

Ampliaremos

Anuncios

Un comentario en “El Consejo de Seguridad no acordó condenar Siria porque la embajadora argentina no habla ingles.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s