El Periodismo Puntano en una cobertura ejemplar explica la captura de criminal brasileño que rompia vidrieras y hacía bombas de plástico.

El sociópata estaba a un paso de hacer un golpe de estado y algún que otro mangnicidio.

El ministro de Relaciones Institucionales y Seguridad, Martín Olivero, (a la izquierda)
El ministro de Relaciones Institucionales y Seguridad, Martín Olivero, (a la izquierda)
El viernes por la mañana, los puntanos que se organizan para iniciar cada jornada mientras miran noticias por la TV e internet, se encontraron con una cobertura casi en cadena en los medios locales, y principalmente en aquellas webs dedicadas exclusivamente al segmento informativo. ¿El hecho noticioso?: había un brasileño que se dedicaba a hacer bombas en botellas de plástico que las ponía en los negocios que no le querían pagar mas de cuarenta pesos por mes, y había sido capturado por las fuerzas del orden después de una paciente acción de inteligencia de la policía local.

Para los porteños apuntanados, que vemos brasileños como ese en el carnaval de San Luis e incluso atendiendo sexualmente a funcionarios de oficinas públicas, el descomunal despliegue mediático nos pareció asombroso y hasta desproporcionado. Luego nos dimos cuenta de nuestro error: en realidad éramos testigos de una espléndida lección de periodismo. Medios de la oposición y del oficialismo coinciden en que las cosas serias deben ser publicadas sin ningún tipo de mediatez. Es mas importante que el dañino criminal sea un morochito brazuca que preguntarse porque carajo un delito super excarcelable se hace meter en cana a un tipo que reclamaba lo suyo de una manera poco convencional. Amen de no decir nunca que poner cloro y alcohol en una botella no está tipificado en ningúna parte del mundo -aunque  creo que en el sultanato de Brunei te cortan el pulgar si usas alcohol-

El ministro de Relaciones Institucionales y Seguridad, Martín Olivero (Carnaval Puntano, 2013)
El ministro de Relaciones Institucionales y Seguridad, Martín Olivero (Carnaval Puntano, 2013)

Con este humilde respaldo nazifascista local, este escriba puede afirmar con profunda desfachatez que la sociedad puntana se muestra libre de putear a quien quiera cuando de ideas se habla, pero que solo se siente unificada y motivada cuando el mal está representado por criminales desconocidos ajenos a la idiosincracia chorrillera que reclaman lo suyo.

Tanto Periodistas en la Red, como La Gaceta de San Luis, y el Diario de la República coinciden en que jamás publicaran declaraciones del abogado defensor oficial, ni la próxima y urgente liberación del acusado (encanado por  un delito que es excarcelable al palo).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s