Hipótesis de la National Geographic demuestra Capitanich puede condenar al “neoliberalismo noventista” habiendo sido parte del gobierno de Menem

Justificadamente indignado por una burda publicación de Clarín que pretendió hacer creer que son falaces las estadísticas oficiales que indican que en el Chaco sólo hay cinco pobres por cada cien habitantes y cuatro desocupados por cada mil integrantes del mercado laboral, el señor gobernador de todos los chaqueños, Jorge Hilton Capitanich, respondió furioso a la operación de prensa y la atribuyó a nostálgicos del “neoliberalismo noventista”.


capitanich-menem-cristina-300x132Pero más allá de la nueva anécdota sobre la campaña antichaqueña en el exterior, ¿por qué JHC habla con tanto desprecio por una ideología que aparentemente abrazó con devoción hace algunos años, justamente en los 90’s, cuando integraba el equipo de funcionarios y técnicos del entonces presidente Carlos Baúl Menem? En esa gestión Capitanich pasó por distintos estamentos.

Jorge Hilton, por ejemplo, fue parte del grupo al que Domingo Cavallo confiaba el monitoreo de las provincias a fin de ver si aplicaban los ajustes acordados en los pactos fiscales y controlar que siguieran las pautas privatizadoras y desreguladoras que se bajaban desde la Casa Rosada. Entonces, ¿por qué el discurso actual renegando de aquel tiempo que fue su plataforma de despegue definitivo hacia la política premium?

El tema es motivo de análisis y estudio en el prestigioso Instituto de Estudios Políticos y Sociales “Dr. Lorenzo Borocotó”, en el cual los académicos manejan varias hipótesis para explicar la desconcertante actitud del mandatario provincial. Son éstas:

Una serie de fotos que publicó la agencia Télam se lo ve en pleno trabajo en su oficina, en un estilo idéntico al que utiliza Barack Obama a través de las redes sociales.
Una serie de fotos que publicó la agencia Télam se lo ve en pleno trabajo en su oficina, en un estilo idéntico al que utiliza Barack Obama a través de las redes sociales.

Hipótesis 1: Capitanich es un androide creado por una civilización más desarrollada que la terrícola y fue reprogramado. Una especie de leyenda urbana que desde muchos años circula por el Chaco y que sin embargo nadie se atrevió jamás a publicar.

La forma de hablar del gobernador (como si fuera un relator de fútbol que desea fervientemente ir al baño); su total ausencia de vicios (sólo bebe agua mineral, y en sus noches más jodonas a lo sumo se permite tomar soda); su hiperactividad laboral (realiza reuniones de gabinete a la medianoche, conferencias de prensa a las ocho de la mañana de los domingos, etc); su ausencia de emociones (la última vez que lloró fue a los ocho años de edad, cuando sus padres le ordenaron que leyera “Platero y yo” en lugar de la tabla de logaritmos) y su poder hipnótico (nadie que escuche un discurso suyo puede permanecer más de siete minutos despierto), alimentan esta suposición.

Capitanich sería un androide altamente evolucionado al que los ladrones de celulares de Resistencia le manotearon el chip, por lo que le fue colocado otro que le permite ser kirchnerista como si nunca hubiera hecho mil cosas por tener una foto junto a Menem y otras abrazado a Duhalde.

Hipótesis 2: Capitanich es el robot Jaime. Las viejas grabaciones de la serie El Superagente 86 muestran de manera nítida ecapitanich jaime irrefutable a Capitanich trabajando en la genial comedia norteamericana, donde interpretaba a Jaime, el robot que de tanto en tanto asistía a Maxwell Smart. Como se puede ver en la foto que acompaña a estas líneas, no hay dudas de que es él. Eso, obviamente, le permite recibir todo tipo de actualizaciones que lo adaptan al entorno.

Se podrá decir que Jaime no era un robot, sino Capitanich interpretando a uno, pero ¿entonces cómo se explica que siga teniendo el mismo aspecto que casi cincuenta años atrás, cuando se filmaba la serie?

Hipótesis 3: Capitanich murió pero no se animan a decírnoslo. Es una de las teorías que los investigadores consideran más posiblemente ciertas. El gobernador habría muerto de dengue en 2009, cuando su esposa, Sandra Mendoza, era ministra de Salud y hubo un brote epidémico de la enfermedad.

La célebre frase de Mendoza, “la culpa es del mosquito”, pronunciada en una interpelación parlamentaria, estaría incluso grabada sobre una lápida N.N. que existe sobre la tumba de Capitanich, la que -por voluntad del finado- estaría en un patio interno del Rockefeller Center, bajo la sombra de un añoso .

Luego del deceso de JHC la cúpula del peronismo chaqueño decidió reemplazar al líder con un doble, que no sería otro que Víctor Hugo Morales sometido a numerosas cirugías plásticas (el único capaz de aproximarse a la cantidad de palabras por minuto que pronunciaba Capitanich al hablar). Víctor Hugo, a su vez, habría sido sustituido con un Teletubbie, que es quien maneja desde entonces los programas de radio y TV del uruguayo.

Hipótesis 4: Capitanich lleva una vida de novela y perdió la memoria. Como en las telenovelas de los tiempos de Abel Santa Cruz y Alberto Migré, Capitanich, al golpearse la cabeza con un índice de desempleo, perdió la memoria. Además, quedó ciego, paralítico y descubrió que la chica que le gusta en realidad es su hermana pero nunca se lo dijeron.

Hipótesis 5: Menem y Cavallo lo obligaban a colaborar con el gobierno bajo amenazas. La familia de Capitanich fue secuestrada en 1991 por un comando ultramenemista y Jorge Hilton debió comenzar a monitorear los ajustes provinciales contra su voluntad. Así fue hasta que se enteró de que el secuestro era solamente virtual, un invento telefónico, y que su esposa e hijas estaban en casa mirando tele.

Lamentablemente, para entonces ya era 1999.

CAPITANICH MARINERO HUMOR POLITICOHipótesis 5: Capitanich fue vilmente engañado. Otra suposición que tiene mucha fuerza entre los analistas. A mediados de 1991, un joven Jorge Capitanich es abordado por Domingo Cavallo, quien lo tienta con sumarse a su equipo. “¿Pero es para hacer la revolución?”, pregunta el joven chaqueño. “Por supuesto, por eso el general José de San Martín acaba de enviarme su sable desde su retiro en Europa”, le responde el ministro de Economía. Capitanich, con la candidez de todo muchacho lleno de ideales, le cree y parte a Buenos Aires.

Con el correr de los meses, las dudas aparecen. “¿Por qué tenemos que apretar a las provincias para que entreguen sus sistemas previsionales y entregar la caja jubilatoria a administradoras privadas?¿Por qué hay que entregar YPF, Somisa, Aerolínieas, Entel?”, preguntaba Coqui. “Para ir a un capitalismo tan salvaje que se saturará, caerá por su propio peso y generará las condiciones para la toma del poder por parte del proletariado”, respondía Domingo.

Coqui sonreía y volvía a bajar planillas y gráficos en su monitor.

Hipótesis 6: Capitanich se hace el kirchnerista hoy pero si hace falta mañana será trotskysta y pasado mañana maoísta ovolactovegetariano. La hipótesis a la que menos apuestan los investigadores. “Sería como suponer -dicen- que en realidad Capitanich es un chanta de cuarta y un acomodaticio de siete suelas, cuando todos sabemos que no; que es un estadista de nivel superlativo; un Roosevelt que el Chaco y el país se merecían desde hace décadas”. Adherimos.

Via Angau

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s